viernes, 22 de marzo de 2013

Bitcoin irrumpiendo


Tengo un grupo de personas (familia y amigos) a los que suelo pedir o dejar dinero. Desde hace un par de años, fundamentalmente lo segundo primero.

El mecanismo no es complejo. Es algo así como: “oye, necesito X.000€”; me lo dejan (o no) y lo apunto en una hojita. Ellos se quedan confiando en que lo que yo apunto tenga algún valor. Es decir, que ese apunte en algún momento se convierta en algo que a ellos les interese más: billetes o apunte en un banco.

Se basa puramente en la confianza.
Como en realidad pasa con cualquier moneda.

¿Por qué Bitcoin puede o no puede funcionar? Por la misma cuestión: confianza.
Si se “extiende” un respeto por esa nueva moneda, acabará usándose cada vez en más transacciones.

En los últimos años han cogido mucho impulso los sitios Internet de trueque de bienes (libros, coches, apartamentos,…)  y  servicios. Ahora tiene todo el sentido que, como en el origen de la civilización, aparezca la moneda. La moneda Internet.

Parece que aquí hay otro modelo antiguo, u offline, amenazado por Internet. Nos podemos encontrar con una moneda fuerte fuera del control de gobiernos o bancos centrales. No podrían crear dinero de la nada como hacen ahora. Y más aún, tal y como está diseñado Bitcoin, tampoco podrían tener conocimiento ni control sobre las transacciones. No podrían fiscalizarlas.


No hay comentarios:

Compartir