jueves, 13 de octubre de 2011

Caos tranquilo

Este es uno de esos post que luego diré para qué cojones lo escribí. Pero ahora mismo necesito escribir algo.
Cuando empiezo a escribir con esta sensación siempre me viene a la mente el genial arranque catástrofico de Jerry Maguire, pero no olvido que a pesar del pánico inicial de Tom Cruise, la película acaba bien.

.
Hoy he dedicado mas de medio día a escribir diez hojas de un rollo impersonal. Escribir y borrar y volver a escribir, buscar por Internet si lo que escribía tenía sentido, concentrándome en si se escribe "halla" o "haya" o "allá" por no tener claro si estoy encontrando, perdido en el bosque o encontrándome. Escribiendo sin ganas, por la presión de tener acabarlo ya, como si siguiera estudiando (¿yo estudié?) de un tema que cogido con tiempo sería precioso y ahora me da vertigo porque tengo un circo con tres pistas y no se en cual se ha escapado león.

Estoy espirituoso, escuchando Caos Calmo de Buonvino, después de haber cenado media botella de vino regular,  pensado que de todas formas los problemas, los malos rollos, no son mas que un signo de que sigues en el partido, y que ahora es todo más facil porque soy más fuerte que hace 25 años. Y que vivir es maravilloso, así de trascendental, romántico y simple.

Y que mañana haré cosas que me gustan, con gente que me gusta, y que todo indica que volveré a disfrutar otra vez de buena música y sin duda de mejor vino.

No hay comentarios:

Compartir