viernes, 23 de septiembre de 2011

Ponte un reto durante 30 días

Matt Cutts de Google habló en Julio sobre esta misma costumbre mía que tanta gracia, o directamente risa, causa a algunos de mis próximos: ponerse un reto durante 30 días seguidos. Para que vean que hay más gente con mis rarezas.

Desde hace algunos años, cada varios meses me da por ponerme unos pequeños objetivos para el mes entrante. Se trata de tres cosas que voy a obligarme a cumplir todos los días de ese mes. Propósitos orientados a cambiar hábitos: obligándome a hacer unos buenos o abandonar algunos malos. Sencillitos, tipo:
- no tomar cerveza
- ir a correr al menos 15 mins
- no acostarme sin entrar a darles un beso a los niños
- llamar al menos a 1 amigo
- levantarme (o acostarme) a determinada hora
- hacer x flexiones
- afeitarme con la mano izquierda

Y no puedo fallar ni un solo día durante el mes.

Que el propósito sea cuantificable es clave. Deben ser 0 trozos de pan, o las 7:00am, o 90 flexiones,... algo exacto que no de oportunidad a la tentación y auto negociación (solo un poquito de pan que no he desayunado, hoy menos minutos y mañana recupero,...)

Aparte del efecto subidón cuando acaba el mes y lo consigues (y también por llegar la libertad para tomarme 4 cervezas seguidas), hay otro más leve y continuado: el sentimiento de que tienes el control sobre ti mismo. De que si quieres, puedes.
Ya sé que son objetivos ridículos y que conseguirlos no prueba nada, pero de momento creo que el efecto es beneficioso.


Lo que dice Matt de que estos propósitos pueden incluso cambiarte, es verdad. No he subido al Kilimanjaro ni escrito una novela como él, pero algunos de esos propósitos se han convertido en hábitos que ya no puedo abandonar y que han pasado de ser un esfuerzo a algo que me sale naturalmente: no ponerme sal, no usar nunca el ascensor (para pisos < 5), hacer algo de ejercicio cada día,... todo manías, pero sanas. Matt lo cuenta muy bien, como todo lo que siempre explica, y de una manera divertida.

 

1 comentario:

Andres dijo...

Hace ya unos años Ortega y Gasset escribió lo siquiente:
"La división más radical que cabe hacer de la humanidad es está, en dos clases de criaturas: las que se exigen y acumulan sobre si deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre si mismas, boyas que van a la deriva."

Tenemos estructural y funcionalmente el mismo cerebro que los egipcios, nada ha cambiado.

Te propongo una pregunta: Imaginemos que me propongo un reto de mayor envergadura, por ejemplo estudiar a fondo la Teoria del Conocimiento que creo que es una asignatura fundamental en la vida. El libro tiene 600 pag, luego estudiando 20 al dia durante 30 dias nos habriamos leido el libro.
¿Ves alguna diferencia entre los retos que estas proponiendo y este?
¿Cuales son?
Has hablado de la sensación de tener el poder sobre uno mismo, Podriamos pensar durante 30 dias y escribir las diferencias entre la sensacion de tener el poder o tenerlo realmente.
No escribo esto para reclamar retos mas "profundos",pero si creo que escribir un libro en 30 dias sin ningún tipo de preparación, sin disfrutar de escribirlo, simplemente por el hecho de conseguir hacerlo es una autentica chorrada, y si una chorrada le hace sentirse mejor, cojonudo. Me parece mejor el que no te vayas a dormir sin darle un beso a los niños, ese si es un buen "reto".
Un abrazo Miguel.

Compartir