jueves, 15 de septiembre de 2011

Alguien me debe una cena

Estaba leyendo este post de TechCrunch donde dan las cuotas de mercado en Europa de los distintos Mobile OS y me he acordado de una apuesta que tengo abierta desde hace más de un año. Era sobre si Android tendría 4 veces más cuota que iOS a finales de 2011.

En el informe ComScore referenciado por TechCrunch detallan que Android solo le saca 2 puntos porcentuales a iPhone (encima parece que es sin incluir iPods ni iPads!). Esto es en Europa (que no olvidemos fue el centro del mundo hasta ayer). A nivel mundial es bastante más que 2 puntos, pero no llega ni al doble. Cuatro veces más hay que descartarlo y estoy pues a la espera de la hora y lugar de la invitación

Mi impresión además es que esta desaceleración de crecimiento de Android no puede más que aumentar. Olvidándome de la pobre opinión que tuve del Nexus los días que lo probé frente al iPhone, los augurios de mercado no tienen pinta de ir a favor de Android.

Primero están las claras señales de menor atractivo del ecosistema Android: caos de marketplaces Android, bajísimo ratio de descargas de apps/música de los usuarios Android frente a iOS, el todavía más bajo ratio de gasto de los usuarios, la variedad de versiones de Android que hacen las actualizaciones complejas para usuarios y desarrolladores, las distintas especificaciones de terminales Android, que hacen más costoso crear algo de calidad para Android que para iOS, las ganas de los fabricantes de tener su propio "sabor" de Android,...
y luego está la compra de Motorola por Google que, aunque haya sido por un tema de patentes (ya veremos), no va a precisamente afianzar sus relaciones con HTC, Samsung,...


Por otro lado, iPhone tiene un ritmo de marketing espectacular. Aparte del próximo iPhone5 y versiones más asequibles del iPhone4, se viene rumoreando cada vez con más insistencia sobre un mini-iPhone. Como saquen algo parecido a un iPhone en el entorno de los 250€, se comen la tarta.
Y en los tablets no entro porque el partido ya se acabó con goleada de Apple. Creo que su dominio en tablets va a ser superior al que ya tienen en MP3.


Porque, en contra de lo que muchos creen, esto no es un tema de gustos. No es una batalla de marcas o percepciones. No es un dilema tipo CocaCola o Pepsi.
Es una batalla tipo Citroen o Volkswagen, Benidorm o Mallorca (Arenal & Magalluf not included).

Habiendo conducido un coche con marchas y uno automático, la gente preferirá uno automático, por mucho que el otro coja mas kms/h, o se le pueda cambiar mejor el aceite.
Salvo, salvo, que no pueda permitirse el coste extra, que es como casi siempre, la madre del cordero. O sea un profesional/techie de la mecánica/tecnología.

Doy la apuesta por ganada (ya estamos tardando con la hora y sitio), y lanzo otra más arriesgada:
a finales de 2012 Android ni siquiera doblará en cuota a iPhone.