jueves, 14 de abril de 2011

No tengo ningún email pendiente!

Me he quedado tan en suspense, con los dedos tan en tensión, que he tenido que venir aquí a escribir algo.

Llevo casi dos meses que me veo como el Capitán Trueno, respondiendo emails a diestro y siniestro. Y escribiendo, escribiendo,... ya me salen solos. Puedo leer un doc mientras respondo a Microsoft, o escribo a mis socios, a la vez que pregunto por un papel que no llega, pongo anuncios en Infojobs, mientras hago proyecciones a cinco años de ingresos, empleados,...recopilo facturas, pido presupuestos,...envío emails ofensivos a mis amigos, ... soy una máquina. Ya lo he procesado todo.


Seguro que todo ha caído en su sitio.

Quizás debería coger un poquito de distancia y analizar la que estoy liando.

Verás tu...

¿No será como el email de la semana pasada? A muchas personas, no todas conocidas, con un mensaje que debía transmitir sensatez. Un email para escribirlo con calma.

Pero cuando uno está en la fase, in the zone, tiene que aprovecharlo. Del tirón y me salió redondo. Pero por aquello que eran las 2am, no había dormido bien en varios días, titubee y lo repase bien. Está perfecto, cobarde. También pensé para qué mandarlo a esa hora cuando nadie lo leería hasta la mañana. Lo mando por la mañana y lo leo a la luz del día. ¿Para qué? Cuando las cosas fluyen, fluyen, hay que mantener el ritmo.

Efectivamente, enviado y cagada inmediata.


Bueno, eso fue hace mucho tiempo. La cuestión es ahora no tengo ningún email en Inbox.

A ver con qué me encuentro mañana cuando levante la vista del teclado.

No hay comentarios:

Compartir