miércoles, 29 de diciembre de 2010

Rescatar a España

Hoy que estoy de buen humor y los temas empresariales están progresando como nunca, voy a atreverme a dejar constancia de lo que llevo pensando desde hace unas semanas:
hemos pasó de estar en posición de posible necesidad de rescate, a estar en posición de probable rescate.

Estoy convencido de que ya ha dejado de ser un escenario hipotético para debates económico-políticos, para ser el estado de cosas que tenemos a la vuelta de la esquina.

Me baso en lo que cuentan los medios y blogs que sigo, lo que cuentan la gente a la que doy autoridad en este área, y en lo que está haciendo el gobierno desde hace pocas semanas.

Las medidas que está tomando, a toda velocidad, contra sus principios, enfadando a su base electoral, no se toman cuando se quieren mejorar las cosas. Se toman cuando se quiere evitar el accidente, el iceberg que hay delante. Creo que ya es un hecho que el iceberg está en nuestra ruta y ya lo ha entendido hasta Zapatero. Es la situación lógica a la que se llegará con el normal desarrollo de los acontecimientos, y por eso ahora se está trabajando a toda máquina para intentar evitarlo y corregir la trayectoria del barco

Vienen meses duros porque lo que va a ser necesario para intentar corregir el rumbo va a generar mucha confrontación y movilizaciones. Veo un 2011 peor que el 2010. Y si llegamos a estar en situación de impago de deuda, puede que no sea posible ayudarnos. O no la quiera nuestro gobierno de turno.


Los temas en los que estoy embarcado tienen viento en las velas y están cogiendo buena velocidad. Móviles y comercio electrónico tienen un muy prometedor 2011 por delante. Pero no puedo dejar de vivir donde vivo.
El 31 escribiré algo más esperanzador.

No hay comentarios:

Compartir