viernes, 22 de octubre de 2010

Octubre de locos

Hace 10 días ya que volví de Buenos Aires. Ha sido un viaje extraño.
Fui pensando que debía cancelarlo. Con pocas ganas y en un mal momento por una serie de temas que sucedían en Madrid y con la constante sensación de que dejaba un grifo abierto o algo en el fuego.

La sensación duró hasta que aterricé. Me agarró Jesús y me tuvo dos días para arriba y para abajo por Buenos Aires. Avenidas, calles, mercadillos, puertos, terrazas, cementerios, restaurantes, taxi para aquí y para allá,... No podría repetir por donde estuve. Sólo me acuerdo de una cosa que se llama Caminito, porque me sacó Jesús está foto.

El lunes por fin Jesús se fue a trabajar y pude mirar a mí alrededor. Teóricamente tenía por delante tres prometedores días para ordenar temas e intentar avanzar,… antes de que llegara la primera boda. Pero ya estaba constipado (por culpa de Jesús o Juan Pablo), sin fuerzas para nada y con problemas que llegaban desde Madrid.

El jueves boda de 12 horas comiendo, el viernes recuperándome del atracón, el sábado segunda parte de la boda. (Hasta este viaje pensaba que Demian era de los que no querían celebración, o algo discreto. Dos días para casarse…)

Y al séptimo día el mundo descansó y me dejó tranquilo. Jesús ya estaba ocupado con otra víctima fresca recién aterrizada de Madrid y desapareción varios días. Pude disfrutar de las vistas de su piso 31, leyendo, pensando y escribiendo notas. No tener Internet fue bueno. Ha sido el viaje a Buenos Aires en el que menos horas he trabajado pero el que creo más fructifero, en todos los aspectos.

Volví el lunes con muchas ideas y energías. Pero como la mitad de la empresa sigue de vacaciones o constipándose, poco he podido avanzar. La semana que viene confío que ya estaremos todos al pie del cañón.

Estoy ansioso de poder recuperar el ritmo porque Movisol tiene por delante los mejores meses. Desde Mayo hemos invertido mucho tiempo a trabajo de cocina que no se ha visto. Y tengo ganas de empezar a aprovecharlo en nuevos productos, y en los que ya tenemos. Que por muy sencillos que hayan sido, nos están dando una inercia que va a permitirnos coger mucha velocidad enseguida.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Man, really want to know how can you be that smart, lol...great read, thanks.

Compartir