miércoles, 7 de julio de 2010

¿Qué me pasa Doctor?

No escribo porque desde hace unos meses, sólo me sale escribir de problemas y desgracias.

Sobre problemas de los últimos meses podría hacer una lista interesante y entretenida. Es verdad que podría quitarle peso a todos los puntos y fijarme en la suerte que tengo, que no es poca: trabajo en lo que me gusta y con la gente que me gusta, pierdo menos dinero que el año pasado, en casa estamos de fiesta continua, con MªJosé, con los niños, cumplo 44 en una semana y me encuentro mejor que nunca, (la crisis de los 40 quedó atras),...


Sin embargo estoy pesimista. Algo muy raro en mi que estoy profesionalmente diagnosticado como optimista patológico.

Porque el caso es que ultimamente no dejo de hablar de lo mal que veo el futuro inmediato en España. Intento contenerme, pero se me escapa a poco que me ponga a hablar con alguien. Como nadie me da contraargumentos razonados, me voy alimentando más y más. Tengo que dejar de sacar ese tema.

Como el pesimismo es destructivo, y yo mismo siempre me he apartado rapidamente de los grises y pesimistas, me contengo al escribir para al final acabar por no escribir sobre nada.


Pues eso se acabó. Cuando tenía 13 años empecé un diario que reencontré cuando tenía unos 20. Recuerdo lo mal que me sentí por no haberlo continuado. Sólo había llegado a escribir unas páginas y me dolió mucho no contar con las que faltaban. Las que no había escrito.

No me puede volver a pasar. Tener eso sería oro, para mi.
Poder repasar mi visión en otras épocas, oirme a mí, ver las cosas con la perspectiva propia de otra época... un tesoro.


Por eso, me juro que este mes de Julio voy a escribir algo, lo que sea, todos los días. Aunque sea unas líneas, un párrafo, un chiste, un enlace a algo que me ha interesado.

Y mañana será sobre algo positivo.

Gane o pierda Espanya.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog.

Hace meses que lo sigo, el 90% de tus comentarios, podría firmarlos yo.

Probablemente hemos padecido experiencias similares.

Muy bueno lo del inspector de trabajo.
Por descripción y situación geográfica, apostaría a que es el mismo que tuvo la hospitalidad de citarme en Ramirez de Arellano para que le confirmase lo que él ya sabía.

Que cumplimos a rajatabla nuestras obligaciones laborales.

"el chico de los recados que envían los tenderos a cobrar la factura" que diría el Coronel Kurt...

Con respecto a tu comentario de hoy, ánimo.

No es pesimismo, ni que esto se parezca cada día más a Venezuela.

Más bien a Panamá.

Donde no se perdona una buena acción.

Mickie Abraxas.

Oscar dijo...

Al igual que a ti, me pasa lo mismo, pero no creo que por eso seamos pesimistas, mas bien realistas que somos conscientes de nuestra situacion y de la del entorno que no envuelve. Ya no tenemos 20 años, y todo el camino por delante, estamos a mas de la mitad. Animo que casi casi estamos tocando fondo, ahora viene lo peor.

Anónimo dijo...

Te has saltado un dia y eso que hemos pasado a la final. Mañana tocan 2 post para compensar.

Compartir