sábado, 19 de diciembre de 2009

Esperando a La Justicia

Por primera vez en mi vida tengo que denunciar a alguien. (Esto es una continuación de la batallita que conté aquí.)

Un año después nos ha llegado la notificación de que se oponen alegando simplemente que no nos deben nada. Ahora tenemos un mes para presentar la demanda judicial o perdemos todo: lo que nos deben y lo que estamos gastando para conseguir lo que nos deben.

Por lo que me dicen los abogados, era previsible que se opusieran. Cuentan a su favor con el cansancio de las víctimas, la lentitud de la Justicia y que económicamente compensa.

El cansancio y desgaste que generan es enorme. Desgasta mucho seguir sufriendo el permanente recuerdo de que te han tomado el pelo, de que se siguen riendo de ti, y de que podrían irse de rositas. Además desgasta económicamente por el tiempo y dinero que vas consumiendo en todo esto.
La lentitud y el funcionamiento de la Justicia también van a su favor. Me aseguran que pasarán años antes de que paguen porque cada paso toma años y encima, por la catadura del sujeto, irá apelando hasta que hayan molestado a todos los tribunales posibles. Luego, cuando acabe todo, simplemente se dejarán embargar (si se consigue). En el mientras tanto, algunos pueden perder abogados, que se le escape algún plazo, perder papeles cruciales, quedarse sin dinero, morirse,…
Así funciona esto.

Les compensa económicamente dejar de pagar. Si pierden pagarán lo que deben y un pellizquito de más. Pagarán lo que deben con intereses y las costas. Es decir, devolverán lo que deben más los intereses que han estado consiguiendo, y los gastos en abogados que es sólo un porcentaje del total.
Con lo cual le compensa no pagar nunca, porque si de cada 10 deudores consigue librarse de uno, ya es rentable dejar de pagar como sistema.

Además él tendrá el abogado en nómina por lo que estar en más o menos pleitos no le supone ningún coste extra. Tiene patrimonio de sobra, pero tiene tantos pleitos que creo que ya debe ser algo en lo que se sienta cómodo y disfrute.
Tiene más pleitos con más gente que están igual o más fastidiados que yo, con familiares, con empleados,… Por estar, está hasta en el “caso Gurtel”, por comentar uno de los casos sonoros, aunque aparece en otros que han salido en los periódicos. Y luego va de hombre honrado y devoto católico seguidor de la obra. Hay que joderse.

En fin, como digo, así va esto. Uno pone en duda si en su mapa del mundo la Justicia está realmente del lado que le contaron de pequeño.

No hay comentarios:

Compartir