sábado, 2 de mayo de 2009

Negocios a costa de amigos

Esta semana, en dos comidas con grupos de amigos distintos, he conocido la existencia de un nuevo proyecto "empresarial". Casualmente, mis cuatro amigos habían asistido a presentaciones comerciales del proyecto hechas en casas particulares y por distintos promotores del mismo.

Sobre el producto no puedo contar mucho. No porque sea algo confidencial sino porque no he logrado enterarme de que se trataba exactamente. Tiene algo que ver con cremas de rejuvenecimiento, o quita arrugas, o champús, algo de anti celulíticos,... vamos, que no me he enterado.
Y no he logrado enterarme porque en las dos comidas se han pasado más tiempo hablando del modelo de negocio que del producto.

Por lo oído, se trata de un esquema en el que pagas una cuota al entrar y te comprometes a unas ventas mínimas mensuales.
¿Los ingresos? Por las ventas que generes tienes comisión y, aquí está la clave, por los nuevos comerciales que captes, tienes una comisión, y otra comisión de los comerciales que tus comerciales capten, y otra comisión de los comerciales que ...
Se va aclarando el tema, ¿no?

Mis amigos ya estaban haciendo números del tipo:
si pago 1000€ para entrar, y luego doy 200€ mensuales de ventas, sólo tendría que captar x promotores que, si cada uno consigue otros y promotores de media, ... podría forrarme.
Igual me tengo que tragar mis palabras si los que se apuntan luego me llaman cuando estén viviendo de las rentas desde la playa, pero yo no podía evitar tener los ojos como platos y repreguntar si era una broma.

Selecciono a mis amigos, y presumo de criterio, por lo que me tranquilizó comprobar que ninguno de ellos estaba decantándose seriamente por participar.

Me desagradan varíos aspectos de este asunto:

Claramente, el esquema piramidal, que parece que sigue sin perder su gancho a pesar de todo lo vivido. Lo siento por los participantes que cuando se encuentren buscando a nuevos promotores, se encuentren con que el tema ya está en boca de todos como el último sacacuartos del momento. En cuanto salga algún artículo en un periódico se viene abajo.

Que lo de menos es el producto. Mis amigos tampoco parecían muy enterados de en qué consistía el producto. Y desde luego ninguno de ellos se estaba planteando seriamente venderlo para llegar a las ventas mínimas. Asumían que era una mensualidad que iban soportar mientras participasen en el esquema. No creo que haya un verdadero empresario detrás de esto,

Que, como parece, estén involucradas personas del Instituto de Empresa. Curiosamente, mis cuatro amigos, que se conocen a través de mi, han estudiado en el IE en distintos años.
Al IE le tengo mucho cariño por los buenos momentos que he pasado ahí, mucho agradecimiento por lo que me ha enriquecido, y un gran respeto por lo que significan y han logrado. Me da mucha pena saberlo relacionado con esto.

- Pero lo que más me molesta es que se base en utilizar a amigos. A los amigos se puede recurrir para pasarlo bien, a por consejo, a por ayuda,... pero usarlos de la forma que lo hace esta iniciativa me parece indigno.

No hay comentarios:

Compartir