miércoles, 3 de septiembre de 2008

Emprender

Me encanta construir, estar involucrado en proyectos que son ideas sobre un papel, o solo existen en la cabeza.

Estas semanas estoy completamente absorbido por la apertura de la tienda física de Starscafe. Son cientos de detalles y cosas importantes. Un circo de tres pistas. Estoy agotado, pero disfrutando cada segundo del sarao y muerto de ganas de abrirlo. Aunque sea en precario.

(Tengo que escribir más sobre esta incursión al mundo offline de Starscafe. Creo que va a marcar un hito en Starscafe y si escribo ahora que todavía es un espejismo, será muy enriquecedor leerlo con el tiempo. Vamos, lo que es un diario, caramba.)

No hay comentarios:

Compartir