jueves, 17 de julio de 2008

Agazapado ante la crisis

Acabo de termina una sesión de Call of Duty.
Ahora, sentado frente al PC, ojeando las noticias, me ha recorrido el cuerpo una sensación similar a la que siento cuando me agazapo en Call of Duty esperando que el enemigo no me vea.

Y lo digo porque están cayendo leches por todas partes. Basta leer los titulares.

Estoy aquí agachado, esperando que la crisis no me vea, e intentando presagiar por donde me va a venir el golpe.

Directamente todavía no he notado bajón en los ingresos. Y afortunadamente no debo nada a nadie. Dinero, me refiero.

Pero indirectamente ya me ha afectado porque, en los últimos encuentros con amigos y familiares, me encuentro con algunos en el paro y otros que saben que lo van a estar. De estos últimos, algunos porque saben que la empresa ya no paga, o porque directamente le han ofrecido acogerse a un ERE.

Y en mis amigos empresarios empieza a ser común retrasos en los pagos, problemas para conseguir financiación, falta de clientes, ...

Mi enfermizo optimismo no para de recordarme que las dos épocas en las que más progresé económicamente coincidieron con la crisis del 92 y el estallido de la burbuja Internet. Por eso saco pecho, afilo la mirada y me arremango.

Pero eso sí, agazapado.

No hay comentarios:

Compartir